Apple y Samsung sancionados por ralentizar sus dispositivos con actualizaciones de software

Recientemente Apple y Samsung han sido acusados por el gobierno italiano de ralentizar sus dispositivos con el fin de dejarlos obsoletos, según los investigadores de AGCM el modo correcto de ofrecer actualizaciones de iOS y Android es añadir nuevas funcionalidades y mejorar la experiencia de uso del dispositivo, y por contraste, la forma incorrecta es que estas actualizaciones afecten directamente al rendimiento de los dispositivos. La AGCM reclama a ambas compañías que ya han perjudicado demasiado a sus clientes y han decidido multar a Apple con 10 millones de euros y a Samsung con 5 millones a modo de castigo.

A pesar de que estas multas apenas supongan un problema para ambas compañías, por primera vez en la historia una organización gubernamental ha declarado a una compañía tecnológica culpable de utilizar actualizaciones de software para empeorar el funcionamiento de sus dispositivos. Los problemas de Apple se remontan a iOS 10, el sistema operativo se desarrolló con el iPhone 7 en mente pero también salió para el iPhone 6, 6S y SE, como una actualización más. Tras su lanzamiento los usuarios no tardaron en emitir sus primeras quejas ya que las baterías de los dispositivos se agotaban muchísimo más rápido y algunos terminales se apagaban quedándoles un 20% de batería, lo mismo sucedió en 2017 con iOS 11. En el caso de Samsung, las acusaciones se deben a un comportamiento similar con Android 6 y el Galaxy Note 4.

Figura 1: Apple y Samsung sancionadas por la AGCM.

Desde el punto de vista de la ingeniería, los comportamientos de ambas empresas tienen sentido, al lanzar una nueva versión más potente de los sistemas operativos es necesario ralentizar un poco el rendimiento de la CPU para evitar una considerable disminución en las baterías. El saber que al actualizar el dispositivo se incluyen nuevas funciones de seguridad y se parchean algunas vulnerabilidades anima a los usuarios a actualizar su dispositivo aun sabiendo que este podría ralentizarse. En los juzgados italianos se ha argumentado que los fabricantes deberían advertir a los usuarios antes de realizar una actualización de que ésta podría afectar seriamente al rendimiento de su dispositivo, también han animado a ambas compañías a optar por prácticas similares a las de Google, que ha decidido separar los parches seguridad de las actualizaciones generales.

Powered by WPeMatico

Entradas relacionadas

About Gustavo Genez 2818 Articles
Informático de corazón y apasionado por la tecnología. La misión de este blog es llegar a los usuarios y profesionales con información y trucos acerca de la Seguridad Informática.