El espíritu de Apple o el fin de una era

A finales de 1988, Andy Hertzfeld, uno de los creadores del mítico Apple Macintosh, escribió un pequeño artículo en la revista MacWeek que llamó “The Apple Spirit“. En él hace un repaso a su relación de amor con la empresa pero sobre todo habla de la magia creativa que encontró en el Apple II y cómo esta se contagió en el equipo del Macintosh, donde él mismo trabajó. Se nota también la gran añoranza de Andy al ver cómo la empresa cambió, dejando atrás toda esa magia y sobre todo nos hace ver que toda gran etapa tiene siempre un final. Vamos a ver qué nos contaba Andy Herzfeld en este artículo altamente inspirador y escrito con una gran pasión hacia los ordenadores.
“… La mejor compra de mi vida la hice en enero de 1978 cuando gasté 1.295 dólares más impuestos (la mayor parte de los ahorros de mi vida en ese momento) en un ordenador Apple II (número de serie 1703) con 16K bytes de RAM. Quedé instantáneamente encantado con ella, y cuanto más profundizaba en ella, más me entusiasmaba. No sólo podía finalmente permitirme tener mi propia computadora, sino que la que obtuve resultó ser mágica; ¡fue mejor de lo que jamás pensé que podría ser!.

Figura 1. Ordenador Apple II y la disquetera Disk II. Fuente.

Empecé a pasar la mayor parte de mi tiempo libre con mi Apple, y luego la mayor parte de mi tiempo no tan libre, explorando los diversos aspectos técnicos del sistema. Mientras aprendía el lenguaje ensamblador 6502, me quedó claro que este no era un producto ordinario; el estilo de codificación era loco, caprichoso y escandaloso, como cualquier otra parte del diseño, especialmente la pantalla gráfica de alta resolución; era claramente el trabajo de un artista apasionado. Con el tiempo, me obsesioné tanto con la Apple II que tuve que ir a trabajar al lugar que la creó. Abandoné la escuela de postgrado y comencé a trabajar como programador de sistemas en Apple en agosto de 1979.

Figura 2. Steve Wozniak y Andy Hertzfeld en 1985. Fuente.

Aunque el Apple II rebosaba de genio técnico y de marketing, lo mejor era el espíritu de su creación. No fue concebido ni diseñado como un producto en el sentido habitual; fue simplemente Steve Wozniak tratando de impresionarse a sí mismo y a sus amigos. La mayoría de los primeros empleados de Apple eran sus propios clientes ideales. El Apple II fue simultáneamente una obra de arte y la realización de un sueño, compartido por los empleados y clientes de Apple. Su espíritu único fue recogido y retomado por desarrolladores de terceros, que surgieron de la nada con aplicaciones innovadoras.

La industria de los ordenadores personales comenzó a crecer y a evolucionar muy rápidamente cuando las grandes empresas se dieron cuenta del extraordinario potencial de estos nuevos aparatos. Las ventas de Apple despegaron como un cohete cuando el Apple II se convirtió en un estándar establecido de la industria. Para cuando se iniciaron los años 80, muchos oportunistas habían llegado tanto a Apple como a la industria de las computadoras personales, gente cuya única preocupación era ganar tanto dinero como fuera posible. Comencé a desilusionarme cuando Apple contrató a muchos gerentes profesionales que no apreciaban la magia del Apple II; muchos de ellos habrían sido igual de felices vendiendo frigoríficos. Probablemente habría dejado Apple en algún momento de 1981 si no me hubiera topado con una diminuta y descuidada placa digital envuelta en alambre creada por Burrell Smith, un joven técnico que trabajaba en el departamento de servicio técnico.

Figura 3. Andy Hertzfeld y Burrell Smith en las oficinas de Apple en 1983. Fuente.

Burrell adoraba el diseño de Apple II de Woz y había forjado un estilo de diseño idiosincrásico que era aún más loco que el de Woz, utilizando muchos trucos ingeniosos para sacar una enorme funcionalidad del mínimo número de chips. De alguna manera, la placa embrionaria de Burrell para Macintosh olía al mismo espíritu creativo que prevalecía en el Apple II; tan pronto como la vi, supe que tenía que trabajar en el proyecto. 
Steve Jobs también se enamoró de la placa de circuitos de Burrell y rápidamente se hizo cargo del pequeño grupo de diseño, trasladándolo a una parte remota de la empresa e inspirándonos con una gran visión. El Apple II había roto una importante barrera de precios, haciendo que un ordenador personal útil estuviera al alcance de los individuos comunes, pero aún así era demasiado difícil de dominar para la mayoría de las personas no técnicas. El Macintosh aprovecharía el potencial del microprocesador 68000 de Motorola para convertirse en el primer personal que fuera fácil de usar y asequible. Pensamos que teníamos la oportunidad de crear un producto que pudiera hacer que los ordenadores fueran útiles para la gente común y, por lo tanto, cambiar realmente el mundo.

Figura 4. El equipo original Macintosh, Geroge Crow, Joanna Hoffman, Burrel Smith, Andy Hertzfeld, Bill Atkinson y Jerry Mannock. Fuente.

El equipo de diseño de Macintosh se inspiró en el diseño original de Woz e intentó recapitular su espíritu innovador. Una vez más, fuimos nuestros propios clientes ideales, diseñando algo que queríamos para nosotros mismos más que cualquier otra cosa. Aunque Apple ya era una gran empresa para entonces, la posición única de Steve en la organización le permitió mantener el grupo Macintosh como una pequeña isla donde los valores originales de Apple podían florecer y crecer. El Macintosh fue lanzada en enero de 1984 y eventualmente se convirtió en un producto muy exitoso.

Figura 5. Foto del equipo Macintosh, con Steve Jobs (sentado) y Jon Sculley (detrás) entre otros con la famosa bandera pirata diseñada por Susan Kare. Fuente.

La industria de los ordenadores personales ha continuado creciendo y cambiando desde la introducción del Macintosh original. Apple se ha convertido [en 1988] en una empresa de cuatro mil millones de dólares, y a menudo me temo que han perdido el contacto con sus valores originales. Sin embargo, recuerdo haber tenido preocupaciones similares justo antes de empezar a trabajar en el Mac. Estoy seguro de que hay pequeños grupos en Apple en este momento, inspirados por el Macintosh exactamente de la misma manera que nos inspiró la Apple II. El gran desafío que enfrenta la administración de Apple es permitir que esos grupos sigan sus corazones e imaginaciones, sin comprometerse por la inevitable política de las grandes organizaciones. Espero poder comprar en 1991 un nuevo ordenador Apple que no sea un Macintosh o un Apple II, sino un sistema completamente nuevo que comparta una vez más el espíritu inconformista de su ilustrados ancestros. ..”

The Apple Spirit
Andy Herztfeld, 29 de noviembre de 1988

Powered by WPeMatico

Gustavo Genez

Informático de corazón y apasionado por la tecnología. La misión de este blog es llegar a los usuarios y profesionales con información y trucos acerca de la Seguridad Informática.