Apple Newton o la historia de un fracaso cuando anuncias un producto del siglo XXI en el siglo XX

La idea del Apple Newton surgió en un avión. Durante un viaje de John Sculley (el némesis de Steve Jobs, causante de su despido de la compañía) a principios de 1991, Michael Tchao le propuso la idea de crear un dispositivo portátil (de mano) que permitiera tomar notas con un lápiz, reconocer la escritura del usuario y convertirlo luego a texto. Por si esto fuera poco, también gestionaría calendarios, podría mandar y recibir emails, faxes, ejecutar aplicaciones de terceros, etc. Sólo un año después, en el CES de Chicago de 1992, Sculley anunció el producto, levantando una gran expectación en el sector.

Pero aunque Apple mostró un producto en ese CES, no llegó a los mercados hasta agosto de  1993. Era muy complicado con la tecnología de la época, crear un dispositivo capaz de cumplir con esas prometedoras características tan avanzadas. Además, Sculley puso como condición que este nuevo dispositivo portátil tenía que encajar en el bolsillo de su pantalón, aumentando la dificultad al tener que adaptar los circuitos electrónicos a un tamaño tan reducido y a esa forma característica. Los ingenieros que lo estaban desarrollando hacían bromas diciendo que sería más fácil entrar en casa de Sculley y cambiar el tamaño de sus bolsillos para agrandarlos que fabricar un aparato de ese tamaño.
Figura 1. Prototipo del Apple MessagePad. Fuente

A pesar de todo, Sculley se presentó en ese CES de 1992 con una versión temprana de lo que luego sería en 1993 el Apple Newton MessagePad, el primero de la gama. El diseño de este nuevo dispositivo de Apple también rompió la famosa línea Snow White creada por Frog Design (la cual mostraba siempre diseños en color blanco o beige) que definía la característica línea de productos hasta los años 80. Apple dejó de trabajar con Frog Design ya que estos también tenían negocios con NeXT, la empresa de Steve Jobs que ahora era la competencia directa. Así que aprovechando esta nueva situación, decidieron cambiar el color pasando a tonos grises y negros. De hecho, Newton fue el primer producto de Apple que no era de color blanco o beige.

Figura 2. Dos modelos e-Mate (arriba) eMate 300 y abajo de izquierda a derecha, MessagePad original, 100, 110, 120, 130 y 2000. Fuente.
Este primer Newton Message Pad no era precisamente lo que habían soñado que sería este proyecto cuando lo idearon en aquel avión. Era extremadamente lento, además, la compañía de telecomunicaciones que tendría que haber dado soporte a la infraestructura para poder crear las comunicaciones inalámbricas prometidas, falló en el último momento. Por otro lado, la característica que iba a revolucionar el mercado (killer feature), el reconocimiento de escritura, funcionaba extremadamente mal. Y de la batería mejor ni hablar. Era necesario tener siempre un repuesto de varias pilas AAA, ya que estas se terminaban en menos de 15 o 20 minutos de uso continuo.
Pero posiblemente fue el reconocimiento de escritura lo que realmente sepultó al Newton o al menos frenó sus ventas al principio de su salida al mercado. Todo el mundo esperaba un sistema de reconocimiento de escritura fluido y efectivo, pero se encontraron con una aplicación que tardaba meses en reconocer la escritura del usuario y además cometía muchos errores de transcripción.  Funcionaba tan mal que llegó incluso a ser un “meme” de la época. Todo empezó cuando en una tira cómica de un personaje muy conocido llamado Mike Doonesbury, escribe la palabra “Catching On?” en el Newton y este lo traduce por “egg freckles“.

Fue tal el impacto que incluso el equipo de desarrolladores creo un huevo de pascua en la versión 2.0 del sistema operativo. Más adelante, finalmente consiguieron mejorar el sistema de reconocimiento pero ya era demasiado tarde. Además, Newton tenía un enemigo aún mayor que esta tira cómica o los problemas de reconocimiento de escritura. Y este era nada más y nada menos que Steve Jobs.

Figura 3. Tira cómica de Mike Doonesbury donde intenta escribir en el Apple Newton. Fuente.

Jobs no dudaba en comentar y escribir todo tipo de ataques directos a Newton y sobre todo a John Sculley siempre que tenía ocasión. Los últimos modelos de Newton como el Messagepad 2000 estaban empezando a remontar gracias a su integración en el mundo de la medicina, donde estaban viendo su utilidad. Pero justo en ese momento, cuando Apple estaba ajustando la forma de enfocar de nuevo el rumbo del Newton, Steve Jobs volvió a Apple y lo primero que hizo fue destruir el proyecto por completo. El siguiente vídeo muestra uno de los anuncios oficiales del producto:

El Apple Newton era una gran idea que estaba claramente demasiado adelantada a su tiempo. A pesar de los esfuerzos, aún faltaban muchas tecnologías por inventar o mejorar para poder llevar a la realidad algunas de sus funcionalidades. Por ejemplo, la electrónica para mejores CPUs, las comunicaciones, el Machine Learning para el reconocimiento de escritura o mejores baterías para optimizar su duración, son sólo algunas de ellas. De todas formas, a pesar de su fracaso, debemos admitir que muchas de esas características son una realidad hoy día y por lo tanto Newton fue todo un pionero en su época y base de los actuales iPad

Powered by WPeMatico

Gustavo Genez

Informático de corazón y apasionado por la tecnología. La misión de este blog es llegar a los usuarios y profesionales con información y trucos acerca de la Seguridad Informática.