No se podrán recuperar los datos de aquellos MacBook Pro que presenten un fallo de la placa base

Si te has decidido a adquirir uno de los nuevos MacBook Pro de Apple, todo parece indicar que no resultará posible recuperar los datos almacenados en el SSD en el caso de que la placa base presente un fallo. Este descubrimiento se suma al problema con el calentamiento excesivo que sufren los MacBook Pro con Intel Core i9, cuyo rendimiento se ve penalizado al alcanzar altas temperaturas.

Después de que Apple presentara en 2016 los primeros modelos de MacBook Pro con Touch Bar, se descubrió que los equipos tenían discos SSD no extraíbles integrados en la placa base. Afortunadamente, esto no comprometía la recuperación de datos en el caso de producirse un error en la placa, pues Apple contaba con una herramienta que permite a los Genius Bar y Apple Authorized Service Providers recuperar los datos del usuario si la unidad SSD sigue intacta.

Figura 1: Puerto de diagnóstico presente en MacBook Pro de 13” de 2016

Esta herramienta es esencialmente un pequeño dispositivo que puede transferir datos de una conectándose desde la placa base defectuosa a un MacBook Pro nuevo. Este dispositivo se conecta a un puerto de recuperación de datos en la placa base. Una vez que la placa base se conectaba al dispositivo de recuperación y se seguían los pasos de transferencia de datos, se completaba la migración de la información al nuevo MacBook Pro. Este era un último recurso válido para evitar perder información en un caso extremo como este.

La semana pasada, iFixit reveló en su desmontaje del MacBook Pro 2018 que Apple había eliminado el conector de recuperación de datos de la placa base en los modelos de 13 y 15 pulgadas con la Touch Bar, lo que sugiere que la herramienta de migración de datos ya no estaría disponible en los nuevos dispositivos.

La razón por la cual Apple ha decidido eliminar este puerto no está confirmada, pero todo parece indicar a que esta decisión se tomó porque los modelos de MacBook Pro de 2018 cuentan con el chip T2 personalizado de Apple, que proporciona cifrado de hardware para el almacenamiento SSD, al igual que ocurre en el iMac Pro. De nada serviría, tras los cambios incorporados a esta gama de dispositivos, recuperar datos que nos encontraríamos cifrados.

El giro dado por la compañía de Cupertino dirigido a aumentar la seguridad en sus dispositivos tiene un cierto coste para el usuario, que verá restringida su capacidad de recuperar datos en el raro caso de fallo. Por ello, si ya de por sí resulta aconsejable programar copias frecuentes de seguridad o utilizar la carpeta de iCloud Drive para tener todos los datos seguros en la nube, aquellas personas que opten por adquirir los nuevos MacBook Pro deberán ser más estrictas si cabe y adoptar una política de backup lo más conservadora posible.

Powered by WPeMatico

Gustavo Genez

Informático de corazón y apasionado por la tecnología. La misión de este blog es llegar a los usuarios y profesionales con información y trucos acerca de la Seguridad Informática.