Cuando el ídolo de Steve Jobs, Bob Dylan, denunció a Apple por el nombre de un lenguaje de programación

Apple se ha enfrentado durante su historia a pleitos importantes a la hora de registrar nombres para sus productos. Ya hemos hablado aquí del caso de Carl Sagan, entre otros. Uno de los menos conocidos, a pesar de ser protagonista una leyenda de la música, es el caso de Bob Dylan contra Apple. Steve Jobs era un auténtico fan y seguidor de Bob Dylan, pero él no tuvo que ver nada en este asunto ya que estaba fuera de la empresa, en concreto en su querida NeXT. Vamos a ver en detalle la curiosa historia completa de “Dylan” y la demanda.

Todo empezó durante el desarrollo del Newton, dispositivo del cual hablamos el sábado pasado. Mientras el hardware iba avanzando, los ingenieros también estaban trabajando en paralelo en un lenguaje de programación orientado (en principio) al desarrollo de aplicaciones para el nuevo dispositivo de Apple, el Newton, denominado como nombre en código “Ralph“.  Cuando vieron el potencial del lenguaje, lo exportaron a otras plataformas, en concreto al Macintosh, lo que también supuso un cambio en su nombre, rebautizándose como “Dylan“.
Figura 1. Póster de Bob Dylan dentro de la campaña de Apple Think Different. Fuente.
Dylan” nació formalmente a principios de 1990 y era (y lo sigue siendo) un lenguaje de programación funcional y orientada a objetos. De hecho, tiene como base Scheme y Common LISP. Como una de sus principales características, podemos encontrar es que cualquier valor (números, caracteres, funciones, etc) es un objeto de primera clase. Todas estas características lo convierten en un lenguaje de programación dinámico, y justo este término viene su nombre: Dynamic Languaje. 
Fue justo eso, llamar “Dylan” a un producto, en principio comercial, el motivo por el cual la leyenda de la música Bob Dylan inició acciones legales contra Apple en agosto de 1994. Bob Dylan ya había aparecido en alguna campaña de Apple, por ejemplo en Think Different como podemos ver en la figura 1. Además, Bob Dylan siempre había sido un héroe para Steve Jobs (por cierto, hasta 2004 no se conocieron en persona), pero justo durante este pleito entre Apple y el músico, Jobs no estaba en la empresa, ya que unos años antes había sido despedido de Apple. Volviendo al caso, después de algunas negociaciones con el artista, este acabó aceptando un pre-acuerdo que permitió finalmente autorizar que el lenguaje de programación llevara su nombre.
Figura 2. Ejemplo de código para una conexión http en lenguaje Dylan. Fuente.
Durante los noventa, “Dylan” se podía encontrar para los Macintosh con Motorola 68000 e incluso se llegó a desarrollar un entorno IDE bastante avanzando. Los desarrollos más conocidos bajo este lenguaje de programación son por ejemplo otro IDE pero esta vez compatible con Microsoft Windows y también un compilador de código abierto (Open Dylan) para múltiples plataformas. “Dylan“. Como lenguaje de programación finalmente sobrevivió y de hecho está muy activo hoy día gracias a miles de voluntarios. 
Figura 3. Steve Jobs anunciando iTunes con un disco de Bob Dylan de fondo. Fuente.
No sabemos el acuerdo entre Apple y Bob Dylan para que ellos pudieran seguir utilizando el nombre. Lo que sí sabemos es que no fue productivo, ya que Dylan dejó de ser un producto comercial en 1995, debido entre otras cosas a la transición de PowerPC a Intel y también debido a las pérdidas de la compañía por aquella época. Una historia agridulce seguro para Steve Jobs, que por un lado veía como su ídolo denunciaba a su querida Apple pero por otro lado también se alegraría un poco de los males de la directiva actual de la compañía que lo había despedido. En este enlace podéis encontrar la historia completa de “Dylan“, el lenguaje de programación claro 😉

Powered by WPeMatico

Gustavo Genez

Informático de corazón y apasionado por la tecnología. La misión de este blog es llegar a los usuarios y profesionales con información y trucos acerca de la Seguridad Informática.