Cómo Apple revolucionó el mercado de la música, casi sin querer (y no fue con el iPod)

El iPod salió al mercado el 21 de octubre de 2001 y no hay duda que cambió para siempre la forma en la que hoy día escuchamos música. Pero menos conocido es que antes, mucho antes, en 1984, otro aparato apareció en el mercado para, casi sin quererlo, revolucionar el mundo de la industria musical. Efectivamente, estamos hablando del Apple Macintosh. Vamos a ver en este artículo cómo la combinación de su revolucionaria interfaz gráfica junto al estándar MIDI cambiaron la forma de crear y componer música.

El estándar MIDI, creado por varios ingenieros de conocidas empresas dedicadas a la fabricación de instrumentos musicales como Roland o Yamaha, apareció en el mercado en 1982. MIDI acrónimo de Musical Instrument Digital Interface, especifica el protocolo de comunicaciones, la interfaz digital y los conectores para poder interconectar diferentes instrumentos electrónicos y de esa forma, reproducir música y controlarlos. Al principio de desarrolló para interconectarlos entre ellos pero pronto aparecieron interfaces para utilizarlos también con los nuevos ordenadores que estaban apareciendo en el mercado.

Figura 1. Esquema básico de conexión MIDI. Fuente.
El PC de IBM fue el primer ordenador en tener la opción de instalar un interfaz MIDI, en concreto la Roland MPU-401, la cual apareció en 1984, la cual además de conectar equipos al PC, también podía secuenciar y procesar sonidos. Viendo el éxito del invento, Roland comenzó a vender sus chips MIDI a otros fabricantes lo que provocó una auténtica revolución. Pronto aparecieron cientos de fabricantes de tarjetas, interfaces MIDI, etc. El Apple Macintosh, con su puerto serie RS-422, también comenzó a tener sus tarjetas MIDI. Pero este tenía una ventaja sobre los demás, y no era precisamente su capacidad de procesamiento. 
Figura 2. Rolad MPU-401, el primer interfaz MIDI para ordenador. Fuente.
La gran ventaja del Apple Macintosh era, como ya hemos comentado, la interfaz gráfica del sistema operativo. Gracias a esta GUI, pronto comenzaron a aparecer programas para escribir partituras, controlar los dispositivos MIDI, etc todo utilizando los gráficos del Macintosh, algo que era una auténtica ventaja comparado con el resto de programas la mayoría basados en texto o en gráficos de baja resolución. Aún quedaban algunos años antes de que aparecieran dos auténticas maravillas de la informática como eran el Amiga 500 y el AtariST (ambos arrasaron en Europa), ambos con interfaz gráfica y además, con MIDI integrado en su hardware. 
En 1988, Apple incluso sacó su propia interfaz MIDI, el Apple MIDI Interface. Este aparato tenía la capacidad de crear 16 canales MIDI, lo que implicaba que era capaz de utilizar varios dispositivos a la vez, compatibles con MIDI. Por ejemplo, una práctica común era utilizar el canal 10 para controlar el dispositivo de percusión (caja de ritmos) el resto de canales para los demás instrumentos, como el piano, bajo, etc. 
Figura 3. Apple MIDI Interface. Fuente.
Estos años de ventaja de Apple hicieron que muchos desarrolladores crearan software, cada vez más perfeccionado, orientado al a composición musical y el control de instrumentos utilizando la interfaz MIDI. Aunque a los pocos años aparecieron ordenadores más potentes orientados incluso al a composición musical (como los antes mencionados Amiga y Atari), el Macintosh continuó siendo el preferido por muchos músicos. Por ejemplo, Carlos Santana, Herbie Hancock o Chick Corea, entre otros, eran fieles al Macintosh a la hora de crear su música, como podemos ver en este documental:
Es curioso que un ordenador con tan pobres especificaciones técnicas (el Apple Macintosh no era ni de lejos, el ordenador más potente en 1984) y nulas de sonido (sólo tenía un altavoz interno), creara toda una cultura musical alrededor de él. Es una prueba evidente de que no sólo el ordenador con mejor tecnología triunfa en la industria, existen otros factores que pueden catapultar el dispositivo al éxito. El caso del ZX Spectrum en Europa es similar al del Macintosh y ambos comparten la clave del éxito: el desarrollo de software vence a la tecnología. Por mucho hardware que tengas, si no tienes programas que le saquen partido, el producto está destinado al fracaso.

Powered by WPeMatico

Gustavo Genez

Informático de corazón y apasionado por la tecnología. La misión de este blog es llegar a los usuarios y profesionales con información y trucos acerca de la Seguridad Informática.